LA IGLESIA, MADRE Y MAESTRA

Quique Fernández

##

ALGUNAS CLAVES SOBRE LA PAZ

3. LA GUERRA, “MATANZA INÚTIL”

a la luz del capítulo 11, "La promoción de la Paz" de Compendio de Doctrina Social de la Iglesia (2004)

El punto que hoy propongo, y comento brevemente, presenta unos argumentos tan sólidos como irrebatibles.

- “La guerra no representa jamás un medio idóneo para resolver los problemas. No lo ha sido nunca y no lo será jamás”.

Para aquellos que fácilmente justifican las guerras las palabras “no lo ha sido nunca” son realmente definitivamente claras y precisas. La justificación de las guerras no se puede sostener desde el cristianismo. Y cuando digo “guerras” me refiero, tal como hace el Magisterio Social de la Iglesia, a todas las guerras.

- “Matanza inútil”

Si nada justifica la guerra, al contrario, precisamente el daño irreparable que hace la deslegitima completamente. Ese daño irreparable aquí se cataloga de “matanza inútil”. Desde luego lo es, tanto si mueren muchos o pocos, porque las personas no son un simple número. Si alguien mata a tu madre o a tu hijo, ¿te consolará que tan solo era uno?

- “Nada se pierde con la paz; todo puede perderse con la guerra”.

Algunos hablan tan a la ligera de la guerra que parece que viven en una película donde solo mueren los “malos” o los “extras”. Pero la guerra trae la muerte de muchos inocentes, sean de uno u otro bando. A algunos se les ha mandado a luchar como “un deber con su patria”, independientemente que esa patria tenga razón o esté gravemente equivocada. Y así mueren inocentes, sean soldados o civiles, mayores o jóvenes, padres o hijos. Y a muchos de los que no mueren se les arrebata la paz, la dignidad, lo trabajado en toda una vida, sus seres más queridos…

“Nunca más los unos contra los otros, ¡nunca más! (…) ¡nunca más la guerra, nunca más la guerra!”

-----------------------------------------------------------------

El Magisterio condena «la crueldad de la guerra» y pide que sea considerada

con una perspectiva completamente nueva: «En nuestra época, que se jacta

de poseer la energía atómica, resulta un absurdo sostener que la guerra es un

medio apto para resarcir el derecho violado». La guerra es un «flagelo» y no

representa jamás un medio idóneo para resolver los problemas que surgen

entre las Naciones: «No lo ha sido nunca y no lo será jamás», porque genera

nuevos y más complejos conflictos. Cuando estalla, la guerra se convierte en

«una matanza inútil», «aventura sin retorno», que amenaza el presente y

pone en peligro el futuro de la humanidad: «Nada se pierde con la paz; todo

puede perderse con la guerra». Los daños causados por un conflicto armado

no son solamente materiales, sino también morales. La guerra es, en definitiva

, «el fracaso de todo auténtico humanismo», «siempre es una derrota de la

humanidad»: «nunca más los unos contra los otros, ¡nunca más! (…) ¡nunca

más la guerra, nunca más la guerra!» (CDSI 497)

-----------------------------------------------------------------------------------

 

275134995_156847960048292_2708050582434092170_n.jpg

CONECTADOS CON EL PAPA - Diciembre 2021

Joan Palero

##

El libro del Genesis cuenta que, tras el pecado de vanagloria del hombre, Dios, EN SU JUSTICIA selló con querubines, y con la llama de una espada vibrante, el camino al árbol de la vida. (Gen 3, 24)

Siglos más tarde, después de haber tratado con la humanidad de muchas maneras y sin haberla dejado nunca de lado, en aquella primera Navidad, EN SU AMOR Y MISERICORDIA, le abrió de nuevo al hombre la PUERTA hacia la Vida, una vida mucho más plena y abundante que la primera.

Navidad, en latín “Nativitas”, significa “nacimiento”, un nuevo principio, una nueva vida.

Jesús asegura ser la Verdad, la Puerta que se nos abre para tomar el Camino hacia la Vida. Solo queda fiarnos de Él, creerle y querer volvernos (convertirnos) para entrar y caminar por Él hacia Él.

Este fue, y sigue siendo, el mensaje de Jesús y el de sus discípulos. También fue el mensaje del Papa Francisco al principio de su pontificado, y lo sigue siendo hoy a pesar de …

Francisco, en la homilía del 22 de abril de 2013 en la Casa Santa Marta, decía:

“La única puerta para entrar en el Reino de Dios, para entrar en la Iglesia es Jesús mismo.”

“Jesús no solo es la puerta: es el camino, es la vía. Existen tantos senderos, quizás más convenientes para llegar”, pero son “engañosos, no son verdaderos, son falsos. El camino es solo Jesús”

“A veces –afirmó Francisco- tenemos la tentación de ser demasiado dueños de nosotros mismos y no humildes hijos y siervos del Señor”: “Y esta es la tentación de buscar otras puertas u otras ventanas para entrar en el Reino de Dios. Solo se entra a través de aquella puerta que se llama Jesús. Solo se entra a través de aquella puerta que nos conduce por un camino que es un camino que se llama Jesús y nos conduce a la vida que se llama Jesús. Todos aquellos que hacen otra cosa –dice el Señor– que trepan para entrar por la ventana, son ‘ladrones y asaltantes’. El Señor es sencillo. No habla un lenguaje difícil: Él es sencillo”.

Quien no entra en el redil por la puerta, Jesús, ''es uno que quiere trepar''

En la sencillez de la Navidad Dios nos ha mostrado cosas tan grandes y sublimes que seríamos incapaces de poder soñar y entender: La manifestación de TODO el Amor de Dios Infinito.

Por la sencillez y la humildad de María y José, Dios hizo posible aquella primera la Navidad.

Como Jesús, María y José, sigamos siendo humildes, pobres, mansos y justos para que los que no encontraron la Puerta puedan encontrarla, alegrarse en su Navidad, entrar y caminar en Él.

Seamos, celebremos juntos SIENDO NAVIDAD.

 

---------------------------------------------------------------------------------

CONECTADOS CON EL PAPA

Noviembre 2021

##

Joan Palero

Caminar a diario, o periódicamente, tiene muchas e innumerables ventajas. Mejorará nuestro humor, aclara la mente, contrarresta el estrés o los efectos de la depresión, fortalece nuestro sistema inmune, mejora la circulación, fortalece el corazón…

Salir a caminar es bueno, pero aun lo es más cuando podemos hacerlo en compañía o en grupo. Para ello es necesario rodearse de personas convencidas de las ventajas de caminar, y de que las ventajas se acrecientan cuando lo hacemos en compañía. Hasta la Biblia está convencida y nos anima a sacar el mayor provecho de todo haciendo las cosas juntos: “Más valen dos que uno solo, pues obtienen mayor ganancia de su esfuerzo. Pues si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo que cae!, que no tiene quien lo levante.” (Eclesiastés 4, 9-10)

También Jesús envía a sus discípulos a ir, a salir llevando la Buena Nueva, de dos en dos. Y a ser una única comunidad, donde todos quepan y aúnen esfuerzos para salir y llevar Vida a todos los demás.

Con esto del sínodo sobre la sinodalidad, en la Iglesia se ha puesto de moda hablar de caminar juntos, a la escucha de la Palabra de Dios y bajo la guía del Espíritu Santo. Pero la salud no mejora hablando de caminar, sino caminando mientras hablamos.

Para algunos, esto de caminar juntos, resulta más complicado que caminar solos

. Puede parecer sencillo caminar junto a alguien, pero no lo es. Sin embargo, es

la manera que Jesús elige para hacerse presente, para hacer ver y entender su

nueva realidad, cambiando la nuestra y nuestra dirección, haciéndonos volver

hacia todos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

259292263_2915769472047873_3016184881170768818_n.jpg

CONECTADOS CON EL PAPA

Octubre 2021

##

Joan Palero

El Dios Espíritu, a través de la historia, se ha revelado a través de la Palabra: Muchas veces y de muchas maneras habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas. (He 1, 1) Y de manera especial, plena y definitiva, “En estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo …” (v.2-3)

Jesús, Verbo de Dios, al habitar entre nosotros nos ha dejado su ejemplo. Un ejemplo de Vida que san Pedro (el primero de los Papas) nos invita a seguir, siguiendo sus huellas.” (1 Pedro 2, 21)

Domingo 30º del Tiempo Ordinario - Ciclo B - San Marcos 10,46-52

Él es la Palabra de Verdad que avanza y va abriéndose Camino entre la humanidad, pero que también sabe escuchar y detenerse en su caminar para de manera particular escuchar a los menos afortunados, a los alejados que viven fuera de las murallas, a los que están parados al margen del camino por no poder ver ni comprender su marcha. Ante el clamor de los que no les llega la luz suficiente para poder ver y tener las cosas claras, Jesús se detiene y dice a los que le siguen: «Llamadlo.» Y a pesar de los muchos que, sin aprecio ni compasión, le regañaban para que se callara, hubo quienes, haciendo caso a Jesús y con palabras de ánimo, invitaron a Bartimeo al encuentro y diálogo con el Señor.

Ahora, detenida la marcha, el que es la Palabra no solo habla, sino que está dispuesto a escuchar: «¿Qué quieres que haga por ti?»

El resto de esta historia ya lo conocemos, es el milagro de escuchar gritos lejanos y detenerse para oír personalmente, más de cerca, y para que curados por la luz que nos trae la fe, podamos recorrer todos juntos el Camino con Jesús. Camino que es Él mismo.

San Pedro: Sigamos las huellas de Jesús.

Papa Francisco: El Sínodo no es una “convención” eclesial, una conferencia de

estudios o un congreso político, sino un acontecimiento de gracia, un proceso de

sanación guiado por el Espíritu.

Card. Omella: «Caminar juntos con Jesucristo y bajo la guía del Espíritu Santo es el

significado de la palabra “Sínodo”».

Que el milagro de haber nacido del agua de la Palabra y del Espíritu nos haga ver,

más allá de las murallas de cada Jericó, el Reino de Dios que se extiende para todos

. Ha poder dar ánimos y esperanza a los alejados, para que junto a Pedro y los

demás apóstoles TODOS podamos dar el salto hacia Jesús.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ecle.jpg
270245553_2939992306292256_620151086291285887_n.jpg

CONECTADOS CON EL PAPA

Joan Palero

##

Agosto 2021

LA REFORMA DE NOSOTROS MISMOS

En la empresa en la que trabajo, y me imagino que también ocurrirá en otras, ante las necesidades que nos van surgiendo lo primero que se suele pensar es que necesitamos medios físicos (una mesa, un expositor, un nuevo o una nueva …) Y, sí, en muchos casos son necesarios los medios físicos, pero en una gran mayoría de veces vemos que lo que en realidad necesitamos es cambiar nuestros medios mentales, y esto resulta ser un poco más molesto o incómodo. Es mejor pensar que por culpa de que las cosas no se cambian, es que las cosas van como van. Pero la realidad es que, más que las cosas, somos las personas las que, cambiando de actitud, cambiamos las cosas.

En su ultimo video, el Papa Francisco nos habla sobre la necesidad de una reforma en la Iglesia. Es verdad que habrá cosas que tendrán que ser cambiadas, renovadas, (medios físicos) pero la verdadera reforma de la que nos habla, más que de cosas, se trata de las personas que formamos la Iglesia (medios mentales).

Es común escuchar: “la Iglesia debería cambiar, …”, lo menos común es ver personas que tratan de ser el cambio que quieren ver en el mundo y la Iglesia.

En este sentido, El Papa anima a empezar “reformando la Iglesia con una reforma de nosotros mismos y de actitudes. Sin ideas prefabricadas, sin prejuicios ideológicos, sin rigideces sino avanzando a partir de una experiencia espiritual, una experiencia de oración, una experiencia de caridad, una experiencia de servicio”.

Antonio Machado lo dice con otras palabras:

Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino

sino estelas en la mar.

--------------------------------------------------------------------------

socr.jpg

CONECTADOS CON EL PAPA

Joan Palero

##

HOY... AHORA... UNA!!!

Ni es, ni puede llevar a cosa buena, que el sacramento del amor y la unidad, en Cristo, se convierta por sus formas humanas, en emblema de guerra y desunión.

 

Dios, siendo inmutable, ha hablado muchas veces a la humanidad, y de maneras distintas, por medio de los profetas y a través del tiempo, sin embargo, AHORA, cumplido el tiempo, nos habla a través del Hijo, nacido de mujer, es decir, sometido a Dios, a la Ley y al hombre.

Qué bueno escuchar a Jesús AHORA, vivir por y con amor sometido a su Palabra, bajo la autoridad de UNA Madre (la Iglesia), en la confianza de que el Espíritu nos lleva como

Cuerpo suyo a la Verdad completa, y con ello a la plena

libertad, libres de sometimientos a formas caducas por el

paso del tiempo.

Lo importante no son las formas de celebrar el encuentro con

Jesús, sino la fe que nos lleva a celebrar que Él viene, que

está presente para reencontrarse con su pueblo, y quiere que

todo el mundo lo perciba, le oiga, entienda y celebre.

¿No resuenan en tu corazón las palabras de la segunda

lectura de ayer: Efesios 2, 13-18? A mí, sí.

“AHORA estáis en Cristo Jesús. AHORA, por la sangre de

Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos. Él ES nuestra paz. Él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa, derribando con su carne el muro que los separaba: el odio. Él ha abolido la Ley con sus mandamientos y reglas, haciendo las paces, para crear con los dos, en él, un solo hombre nuevo. … Para que, unos y otros, podamos acercarnos al Padre con un mismo Espíritu”

La manera, la forma en que Jesús entró en el mundo fue tan sencilla que solo los sencillos la percibieron, mientras que los rimbombantes, complicados, rigoristas de la tradición y la Ley, que esperaban la majestuosidad de su “mesías”, no se percataron de la más grande Señal de todos los tiempos, por no ir acompañada de las maneras esplendorosas y políticas que ellos esperaban.

Jesús invita a vivir en el HOY, a pedir HOY el pan de cada día. El Pan, no la forma que el pan pueda tener, si alargado, redondo, es lo que fortalece y mantiene la fe. El maná de ayer sirvió en su día, las formas del pan también cambiaron con el tiempo, lo importante es que Dios siempre nos ha dado en Jesús el alimento que nos renueva como Cuerpo suyo, Pan para renovar y dar Vida al mundo. Un mundo necesitado de que la Iglesia, como Jesús y Pedro, hablen de frente, claro, y sincero.

-----------------------------------------------------------------------------

hoo.jpg

CONECTADOS CON EL PAPA – Abril de 2021

Joan Palero

##

“Para defender los derechos humanos fundamentales hace falta coraje y determinación.

Me refiero al coraje y la determinación de oponerse activamente a la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, de tierra, de vivienda, de derechos sociales y laborales.”

Estas son palabras que encabezan este mes el vídeo del Papa, con este mensaje, Francisco inauguraba este mes de abril, invitando a los creyentes a ACOMPAÑARLE en la oración, pidiendo a Dios por los derechos fundamentales de la humanidad, al tiempo que hacía ver la realidad de lo que para ello se necesita: Coraje y Determinación para oponernos ACTIVAMENTE ante la negación de estos derechos a tantos de nuestros hermanos/as.

En su Catequesis, o audiencia general del miércoles 7 de abril, Francisco nos habló de la relación entre la Oración y la Comunión de los Santos”: “Cuando rezamos nunca estamos solos, sino EN COMPAÑÍA de otros hermanos/as en la fe, tanto de los que nos han precedido como de los que están a nuestro lado. Juntos, estamos inmersos en un mar de invocaciones y súplicas que se elevan al Padre … En la oración recogemos las manos y abrimos el corazón, ante Dios y ante el otro que está a nuestro lado.”

No estamos, no oramos, no vivimos solos. Conectados a Jesús por su Palabra y Espíritu, estamos conectados unos a otros como miembros de su Cuerpo.

En todo lo que va de mes, el Papa muestra una continuidad, una conexión entre el mensaje del vídeo mensual, las catequesis y la liturgia de la Palabra en este tiempo de Resurrección. Algo que el Espíritu hizo entender y encarnó en las primeras comunidades cristianas:

“se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión, al partimiento del pan y a la oración.” (Hch 2, 42)

Una conducta que no solo reconocía la importancia la doctrina y la necesidad de las prácticas de culto, sino que también reconocía, con coraje y determinación, el derecho fundamental de todos:

“en el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía…” (Hch 4,32-35 - 1ª lectura del domingo II de Pascua)

No, esto no era el inicio del espíritu del comunismo, eran los primeros frutos del Espíritu que nos hace COMUNIDAD, donde no se trata de dar, sino como Jesús, de darse y compartirse de acuerdo con la necesidad.

Joan Palero

-----------------------------------------------------------

CONECTADOS CON EL PAPA

Catequesis de MAYO-2021

##

Audiencia general del 5 de mayo de 2021, - Catequesis 32. La oración contemplativa | Francisco (vatican.va)
En su primera catequesis de mayo, el Papa nos invitaba a ir a la iglesia más próxima para experimentar la oración contemplativa: “la oración contemplativa es mirada de fe, fijada en Jesús” “la luz de la mirada de Jesús ilumina los ojos de nuestro corazón; nos enseña a ver todo a la luz de su verdad y de su compasión por todos los hombres”. (CIC 2715) Mirada que se convierte en llamada: “La única gran llamada en el Evangelio, la de seguir a Jesús por el camino del amor. Este es el ápice y el centro de todo.

Audiencia general del 12 de mayo de 2021 - Catequesis 33. El combate de la oración | Francisco (vatican.va)
La oración no es cómoda, tampoco fácil. Requiere de atención y concentración. Claro que se puede rezar como los loros, bla bla, bla… Pero esto no es la oración.
“La oración ciertamente dona una gran paz, pero a través de un combate interior, a veces duro, que puede acompañartambién periodos largos de la vida. Rezar no es algo fácil y por eso, nosotros escapamos de la oración. Cada vez que queremos hacerlo, enseguida nos vienen a la mente muchas otras actividades que en ese momento parecen más importantes y urgentes”.

Audiencia general del 19 de mayo de 2021 - Catequesis 34. Distracciones, sequedad, acedia | Francisco (vatican.va)
El primer problema que se presenta a quien reza es la distracción (cfr. CIC, 2729). Empiezas a rezar y la mente empieza a divagar por otros asuntos. Esto es algo que puede combatirse con disciplina y vigilancia. Santa Teresa llamaba a esta imaginación que da vueltas y vueltas en la oración, “la loca de la casa”: es una como una loca que te hace dar vueltas, vueltas… Tenemos que pararla y enjaularla, con la atención.
Después, algo diferente es la acedia, otro defecto, otro vicio, que es una auténtica tentación contra la oración y, más en general, contra la vida cristiana. La acedia es «una forma de aspereza o de desabrimiento debidos a la pereza, al relajamiento de la ascesis, al descuido de la vigilancia, a la negligencia del corazón» (CIC, 2733). Es uno de los siete “pecados capitales” porque, alimentado por la presunción, puede conducir a la muerte del alma.

Audiencia general del 26 de mayo de 2021 - Catequesis 35. La certeza de ser escuchados | Francisco (vatican.va)
El Catecismo nos ofrece una buena síntesis sobre la cuestión. Nos advierte del riesgo de no vivir una auténtica experiencia de fe, sino de transformar la relación con Dios en algo mágico. La oración no es una varita mágica: es un diálogo con el Señor. De hecho, cuando rezamos podemos caer en el riesgo de no ser nosotros quienes servimos a Dios, sino pretender que sea Él quien nos sirva a nosotros (cfr. n. 2735). …
Dios siempre nos escucha y contesta. ¿Y yo? ¿Quiero y sé escuchar sus respuestas?

Joan Palero 

---------------------------------------------------------------------------------------

amar.jpg

CONECTADOS CON EL PAPA

##

La evangelización y la catequesis, junto a las evidencias de un testimonio de vida acorde en aquellos que la imparten, es la gran comisión que Jesús encarga a su Iglesia, en todo tiempo y lugar. S Mt 18, 18-20 Una tarea que ha de ser siempre realizada en actitud de SALIDA. Hay que ir, y en ese “sal(ir)” hacia la voluntad de Jesús, es donde surge el milagro del Kerigma y la catequesis.

El Papa Francisco, después de haber creado el ministerio de catequista, recientemente los invitaba (más que a practicarlo) a vivirlo desde “LA ESCUCHA”.

“La catequesis no es una comunicación abstracta de conocimientos teóricos que hay que memorizar como si fueran fórmulas matemáticas o químicas. Sepan escuchar a la gente, pero no "no superficialmente", sino poniendo en diálogo la cultura local con la Palabra de Dios.”

Uno de los principales inconvenientes que nos encontramos dentro del proceso comunicativo es que no sabemos escuchar, el mensaje no llega como debiera y muchas veces nos sentimos poco valorados e incomprendidos. ¿No será porque decimos que oímos, pero no escuchamos?

Dios, antes de hablar y socorrer, sabe escuchar el dolor, el clamor y necesidad de las personas. Jesús, Hijo de Dios y del Hombre, supo y sabe escuchar y dialogar, y en el diálogo es donde Él conecta y habla a las personas. Así es como le habló a Nicodemo, a Marta y María, y a tantos otros que nos presentan los relatos evangélicos: en la escucha y el diálogo. Aunque Él conoce el corazón y la necesidad de las personas (sin necesidad de que nadie le diga nada), Jesús quiere escucharlos, que concreticen y saquen fuera lo que hay dentro de ellos. Al sacar lo que hay dentro, (necesidades o prejuicios, …) es cuando dejamos espacio para que pueda entrar algo nuevo.

Las personas, para seguir a Jesús, para poder ver y entender, antes necesitamos ser escuchadas.

Jesús escuchó al ciego, y le pregunto: ¿Qué quieres que te haga? Y él dijo: Señor, que reciba la vista. Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado. (Lc 18, 35-43)

Felipe, en salida por el Espíritu, ESCUCHÓ al etíope leer al profeta Isaías, y le preguntó (abrió diálogo): '¿Entiendes lo que vas leyendo?' Y en la escucha y el diálogo, la Buena Nueva de Jesús dio su fruto. (Hch 8, 26-40)

Cada persona, cada tiempo, cada situación merece ser escuchada. Al final, el resultado de la Verdad será el mismo para todo y para todos, pero a cada uno le llegará por el haber sido escuchado, más que por escuchar un procedimiento general humanamente prefabricado y estandarizado.

"¿No es este el deber más urgente de la Iglesia entre los pueblos de Europa?".

Joan Palero

----------------------------------------------------------------------------------

palerohoy.jpg

CONECTADOS CON EL PAPA

MARZO 2021

Joan Palero

##

La encíclica “Laudato Sí”, dice y demuestra que “Todo está Conectado”, que somos interdependientes y que las acciones de un individuo o un país afectan al conjunto.

Si en la creación y la vida todo está conectado, la buena conexión entre las cosas creadas y las personas será lo que mantenga el buen funcionamiento del mundo y las relaciones.

No es lo mismo coincidir que conectar con las personas. Nacer, vivir en un determinado lugar, tener ciertas ideas, o simplemente creer, nos hace coincidir con un gran número de personas. Coincidir es todo un lujo, pero conectar es un verdadero milagro.

Francisco no solo escribe, lo más importante es que escribe lo que siente y vive, buscando las claves para encontrar una buena y eficaz conexión, con la creación y entre las relaciones de las personas. Sus claves son, las claves de una buena conexión:

La de aceptar a todos, no solo a los que nos gustan o con los que coincidimos, porque hay que recordar que “todo está conectado”.

La de saber proponer, sin imponer ideas, fe o criterios. Reconociendo la soberanía de Dios y el derecho de los demás.

La de acercarse y saber escuchar. Descubrir quienes son, cuales son sus aspiraciones, indagar y descubrir qué intereses nos unen y poder estudiar la manera de compartir conexión y esfuerzos.

La clave del buen humor es una característica que juega un gran papel en la conexión de las relaciones interpersonales. «El humor -como decía Víctor Borge- es la distancia más corta entre dos personas».

Al que te pida, dale. Para poder dar, no solo necesitamos tener, sino saber escuchar a persona. A través de la escucha se percibe su necesidad, y una vez concienciados de ella, podemos favorecerla.

Puesto que, “Todo está conectado”, el tiempo apremia. Otra de las claves es mostrar verdadero interés, no tardando en dar el reconocimiento o el favor solicitado. Vivimos conectados a Dios, en gran parte a eso, a que Él nos escucha y no tarda en socorrernos.

Cinco años después de escuchar y crear la comisión de estudio para analizar la posibilidad de reinstaurar en la Iglesia la figura de la mujer diaconisa, tal y como sucedía en el pasado, han empezado a aparecer los primeros frutos. La religiosa francesa Nathalie Becquart, nombrada por el Papa subsecretaria para el Sínodo de los Obispos. Sor Nuria Calduch-Benages, de las Misioneras de la Sagrada Familia de Nazaret, profesora de la Gregoriana, experta desde hace tiempo en Sagrada Escritura, ha sido nombrada por el Papa Francisco como secretaria de la Pontificia Comisión Bíblica.

Pequeños pasos, pero firmes. No hay que olvidar que, por estar todo conectado, todo afecta al conjunto.

Joan Palero

CONECTADOS CON EL PAPA

##

Cada vez nos encontramos más rodeados de cosas que necesitan ser conectadas para que puedan ofrecernos el funcionamiento para el que han sido creadas. Conectamos el frigorífico, la lavadora, el aire acondicionado, … Pasamos los días conectando y desconectando cosas, y a través de algunas de ellas, podemos conectarnos a todo un mundo por medio de una conexión a internet. Sin embargo, a muchos les cuesta poder conectar con las personas, sobre todo con las que no piensan o creen como ellas. Otras, en cambio, tienen una gran capacidad para poder conectar y establecer dialogo con todos, incluso con los diferentes y alejados, tomando como referencia las cosas que tienen en común.

La conexión humana no requiere magia ni trucos, requiere honestidad, capacidad de acercarnos y darnos al otro desde la sencillez, desde el equilibrio y la empatía humilde de mirar al otro con interés y ganas de leer sus necesidades y virtudes.

A Jesús no le basta el sentimiento de querer conectar con el otro, su sentimiento compasivo le pone en movimiento, le hace extender su mano, tocar, y en ese acercamiento que llega hasta tocar, se conecta y sana a las personas.

El Papa Francisco, una y otra vez, no cesa de recalcar la necesidad de los creyentes de vivir conectados al Jesús de los evangelios, y para ello, aconseja, una vez más, llevar “siempre un pequeño Evangelio” con nosotros: En el Evangelio está la fuerza de la Palabra de Dios, llevémoslo siempre con nosotros.

¡Siempre, no lo olviden! Lleven un pequeño Evangelio en el bolsillo o en el bolso, para leerlo durante el día, para escuchar esa palabra de autoridad de Jesús. Después, todos tenemos problemas, todos tenemos pecados, todos tenemos enfermedades espirituales; pedirle a Jesús: "Jesús, tú eres el profeta, el Hijo de Dios, el que fue prometido para sanarnos. Cúrame". Pedir a Jesús la sanación, de nuestros pecados, de nuestros males.

                                                                                 -------------

IGLESIA EN SALIDA

CON CORAZÓN DE PADRE

##

El pasado 8 de diciembre, el Papa nos sorprendía con su

Carta Apostólica “Con corazón de padre”. El acontecimiento

y el personaje: Los 150 años del patronazgo de San José,

merecen toda la atención de la Iglesia, llamada, como san

José, a creer = salir de sí mismo, y recorrer el CAMINO que

es Cristo. El que la Palabra de VERDAD llama: Camino de

santidad. (Is.35,8) El que conduce a una nueva VIDA, que,

se reproduce en un nuevo ser = el otro, que no es tan otro,

sino una prolongación nuestra.

De milagro, soy, somos padres de dos hijos. Con ello hemos

entiendo, más que aprendido, que, a ser padres empezamos

cuando vemos, y no solo creemos, que Dios nos ha

concedido serlo. Mientras tanto, desearlo, creerlo era solo una ilusión que en nada nos acercaba a la realidad de la experiencia de ser. Así que, se trata de ver y experimentar una realidad.

Acaso, la fe ¿no trata de eso mismo, de hacernos ver lo que no vemos, por el convencimiento de la experiencia de ella misma?

Podemos decir, que ha sido la experiencia de la paternidad lo que nos ha sacado de nosotros mismos, y nos hace estar siempre en salida, hacia ellos, nuestros hijos. Ser padres nos cambió y cambió las cosas, nos dio una nueva perspectiva, sobre todo una nueva vida que fundió las nuestras en la de ellos.

Dios es Padre que sale a nuestro encuentro. Abraham es el padre de una fe que, haciéndole salir, le convierte en padre de Isaac y de hijos incontables. San José, ve, oye, acoge la Palabra, y se convierte en padre de Jesús. San Pablo, más que enseñar, con sus salidas engendraba vida evangélica. (1ª Cor 4, 15)

Joan Palero

----------------------------------------------------------------

sjose.jpg

CONECTADOS CON EL PAPA

##

Diciembre de 2020

Todos los años, incluido este 2020, duro y ensombrecido por las amenazas del nuevo huésped: Covid-19, al final tienen un diciembre que, con su Navidad, nos invita a mirar con la luz de la esperanza: Un Nuevo Principio.

Donde muchos ven solo calamidad y oscuridad, en el mundo y en la Iglesia que camina por el mundo, a los pobres (de poder y espíritu) se les concede ver la luz en la noche más densa. La claridad de un nuevo día, un principio de Luz y Vida para la humanidad.

En la Iglesia también abundan estos profetas de calamidades. Y frente a ellos, las palabras de Juan XXIII en el discurso inaugural del Concilio Vaticano II, el 11 de octubre de 1962 siguen siendo actuales. Decía Juan XXIII que muchas personas, quizás con buena voluntad, pero sin criterio ni cordura, no ven en los tiempos modernos más que prevaricación y ruina, como si no hubiesen aprendido del pasado que siempre es maestro de la vida.

También Benedicto XVI, hace cuarenta años, aseguraba: “Cuando Dios haya desaparecido totalmente para los seres humanos, experimentarán su absoluta y horrible pobreza. Y entonces descubrirán la pequeña comunidad de los creyentes como algo totalmente nuevo”. “La Iglesia se hará pequeña, tendrá que empezar todo desde el principio.”

Y Francisco, con el espíritu profético de Isaías, empezaba así la homilía de Nochebuena: «El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande» (Is 9,1). Esta profecía de la primera lectura se realizó en el Evangelio. De hecho, mientras los pastores velaban de noche en sus campos, «la gloria del Señor los envolvió de claridad» (Lc 2,9).

En nuestras noches oscuras de desánimos, de crisis y pandemias, y ante el aparente silencio de Dios, es consolador y reconfortante dejarse envolverse con la luz esperanzadora de posibilidades, de vacunas y resoluciones humanas. Pero sin olvidar que Dios no es silencio, sino Palabra, brisa suave en medio del silencio. Luz de respuesta en la oscuridad de cada noche.

“La tierra era caos y confusión, oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas. Y dijo Dios: 'Haya luz', y hubo luz…” (Génesis 1)

Una luz que no es solo para mí, ni para ti, es para todo el mundo. Que no se esconde, sino que es puesta en lo más alto, sobre mi propia vida, la de mi hogar, la de mi parroquia y vecindario. Una luz atrayente, sin proselitismos de culturas o tradiciones, que invita a los de cerca y los de lejos, como a los magos del oriente, a recorrer libremente el camino de la Esperanza.

¡Felicidades! “Se ha hecho de día, con Jesús se ha manifestado la gracia de Dios”

Joan Palero

------------------------------------------------------------------------------------

CONECTADOS CON EL PAPA

Noviembre de 2020

Este mes, centro la actividad pastoral y bíblica del Papa Francisco, partiendo del video mensual de sus intenciones de oración, enlazándola con sus cuatro catequesis a lo largo del mes sobre el tema de la oración.

En el vídeo, Francisco nos pedía: “Recemos para que el progreso de la robótica y de la inteligencia artificial esté siempre al servicio del ser humano, busque el bien general, … es decir “SEA HUMANO. Porque si el progreso tecnológico aumenta las desigualdades, no es un progreso real.”

Dios nos creó para vivir en comunión: Comunión de DIOS con la HUMANIDAD, y de la HUMANIDAD con DIOS y entre ella. Y vio Dios que eso era bueno, y bueno en gran manera. El Creador no está contra el progreso, más bien insta al hombre a progresar desde el principio: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra.» (Ge 1, 28) Lo malo y peligroso es cuando la humanidad progresa desconectada de Dios, en beneficio de unos pocos, sin buscar el bien común de toda la humanidad y de toda la creación.

En sus cuatro catequesis a lo largo del mes, el Papa ha demostrado (con la Palabra de Dios) que la oración (relación y diálogo con Dios), nos hace originalmente más humanos en la búsqueda del bien común.

Miércoles, 4 de noviembre de 2020:

Jesús, (verdadero Dios y Hombre) “Durante su vida pública, recurre constantemente a la fuerza de la oración. … Cuanto más inmerso estaba en las necesidades de la gente, más sentía la necesidad de reposar en la Comunión trinitaria, de volver con el Padre y el Espíritu.”

Miércoles, 11:

“Con su palabra y su ejemplo, Jesús nos invita a la oración perseverante. El continuo diálogo de Jesús con el Padre, en el silencio y el recogimiento, fue el fundamento de toda su misión. … La oración necesita ser valiente incluso hasta “retar” a Dios entre lágrimas, SIN RENDIRNOS NÚNCA ANTE EL MAL Y LA INJUSTICIA.”

Miércoles, 18:

“En nuestro camino de catequesis sobre la oración, hoy encontramos a la Virgen María, como mujer orante. La Virgen rezaba. Cuando el mundo todavía la ignora, cuando es una sencilla joven prometida con un hombre de la casa de David, María reza. … va al encuentro de la realidad sabiendo que, en el amor humilde, en el amor ofrecido en cada situación, NOS CONVERTIMOS EN INSTRUMENTOS de la gracia de Dios” (para bien de toda la humanidad).

Miércoles, 25:

“Los primeros pasos de la Iglesia en el mundo estuvieron marcados por la oración. … Las cuatro características esenciales de la vida eclesial son: 1º, la escucha de la enseñanza de los apóstoles; 2º, la custodia de la comunión recíproca; 3º, la fracción del pan y, 4º, la oración. Estas nos recuerdan que la existencia de la Iglesia tiene sentido si permanece firmemente unida a Cristo, es decir en la comunidad, en su Palabra, en la Eucaristía y en la oración. Las palabras y los gestos del Maestro; la búsqueda constante de la comunión fraterna PRESERVA DE EGOÍSMOS Y PARTICULARISMOS; la fracción del pan realiza el sacramento de la presencia de Jesús en medio de nosotros. Y finalmente la oración, que es el espacio del diálogo con el Padre, mediante Cristo en el Espíritu Santo.

Todo lo que en la Iglesia crece fuera de estas “coordenadas”, no tiene fundamento.”

Joan Palero

CONECTADOS CON EL PAPA
 

(resumen de su actividad bíblica del mes de Octubre de 2020)

Sería muy extenso recopilar toda la actividad bíblica del Papa Francisco, la de todo un mes, en un artículo que trata de ser breve. En esta ocasión, hago un resumen de octubre, tomando como referencia sus intenciones de oración y, sus comentarios en el rezo del ángelus de cada domingo.

En su vídeo de intenciones para la oración en octubre, Francisco dice: “A ninguno lo bautizaron cura u obispo. A todos nosotros nos bautizaron como laicos. Los laicos/as son protagonistas de la Iglesia”.

 

Domingo, 4 de octubre:

Como administradores de la viña, no hemos de sentirnos dueños. Por lo que no podemos apartar, ahuyentar, ni matar al hermano/na que, de parte de Dios, viene a encontrar en la viña, en el reconocimiento de Dios, su propio reconocimiento y lugar.

 

Domingo, 11 de octubre:

“El Evangelio no está reservado para unos pocos elegidos.” “Hoy, es especialmente necesario ampliar los espacios con presencia relevante de laicas y laicos, no por derechos o reconocimientos humanos y a la moda, sino por su condición de personas bautizadas, con sentido y misión. Así, la sala del banquete se llena de “excluidos”, de aquellos que nunca habían parecido dignos de asistir a una fiesta, a un banquete de bodas.

Domingo, 18 de octubre:

Le preguntan a Jesús: «¿Es lícito …, o no?» Jesús les pide que le muestren la moneda del tributo, la toma en sus manos y pregunta de quién es la imagen impresa. Ellos responden que es del César. Entonces Jesús replica: «Pues dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios». Y con esta respuesta, Jesús se sitúa por encima de la polémica. Jesús siempre más allá. Por una parte, reconoce que se debe pagar el tributo al César, porque la imagen sobre la moneda es la suya; pero, sobre todo, recuerda que cada persona lleva en sí otra imagen —la llevamos en el corazón, en el alma—, la de Dios, y por tanto es a Él, y solo a Él, a quien cada uno debe la propia existencia, la propia vida.

Domingo, 25 de octubre:

¿Cuál es «el mandamiento mayor»? La respuesta de Jesús retoma y une dos preceptos fundamentales, que Dios ha dado a su pueblo mediante Moisés. Y así supera la trampa que le han tendido para «ponerle a prueba». Su interlocutor, de hecho, trata de llevarlo a la disputa entre los expertos de la Ley sobre la jerarquía de las prescripciones. Pero Jesús establece dos fundamentos esenciales para los creyentes de todos los tiempos, dos fundamentos esenciales de nuestra vida. El primero es que la vida moral y religiosa no puede reducirse a una obediencia ansiosa y forzada. Hay gente que trata de cumplir los mandamientos de forma ansiosa o forzada, y Jesús nos hace entender que la vida moral y religiosa no puede reducirse a una obediencia ansiosa y forzada, sino que debe tener como principio el amor. El segundo fundamento es que el amor debe tender juntos e inseparablemente hacia Dios y hacia el prójimo. Esta es una de las principales novedades de la enseñanza de Jesús y nos hace entender que no es verdadero amor de Dios el que no se expresa en el amor al prójimo; y, de la misma manera, no es verdadero amor al prójimo el que no se deriva de la relación con Dios.

Jesús concluye su respuesta con estas palabras: «De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas»

Veo, se ve a simple vista, que las intenciones de su corazón están marcadas por la Palabra de Dios. Que toda su actividad está entrelazada entre sí.

Oremos, meditemos, tratando de involucrarnos cada vez más plenamente en la realidad del Reino de Dios.

 

Joan Palero