CONSULTORIO BÍBLICO

 

Estrenamos nueva sección surgida de la colaboración periódica de Quique Fernández, Coordinador de Escuela de Animación Bíblica y el semanario Catalunya Cristiana.

CONSULTORIO BÍBLICO

¿POR QUÉ LOS EVANGELIOS NO EXPLICAN LA MANERA COMO TIENE LUGAR LA RESURRECCIÓN?

Quique Fernández

##

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

Si explicar la manera en que algo ocurre es entender todos los entresijos sustanciales y técnicos… la Resurrección de Jesús supera toda comprensión. Decimos que es un misterio, no porque se nos esconda, que no lo hace, al contrario, Jesús se aparece y se muestra como Resucitado, sino que es un misterio porque supera nuestras capacidades y, por tanto, nos asombra.

Cuando se produce un enamoramiento entre dos personas, ¿alguien se pregunta qué es lo que ha ocurrido científicamente o lo importante es lo que se siente, se vive, se experimenta?

María Magdalena encontró la piedra removida, Juan entrevió la sábana vacía, Pedro vio el sepulcro vacío. María Magdalena y Juan comprendieron que algo había pasado. Pero fue con Pedro, con la Iglesia, que se confirma e interpreta qué es lo que ha sucedido: resucitó tal como nos dijo. La Resurrección debe, pues, ser leída en clave de comunión eclesial. Así se puede explicar el significado que Juan esperará la llegada de Pedro al sepulcro.

Por tanto, nunca un vacío llenó tanto, o nunca un silencio dijo tanto. El sepulcro vacío habla. O, mejor dicho, se hace eco de la promesa de Jesús que es la culminación, el cumplimiento, de la promesa de Alianza de Dios para con sus hijos, con su Pueblo.

No estamos, pues, ante un fenómeno mágico sino un hecho real, histórico pero que a la vez trasciende nuestra dimensión histórica, y que los testigos que lo experimentan lo comparten. Es lo que, por ejemplo, hace San Pablo cuando dice a en la Primera Carta a los Corintios: “¿Acaso no he visto yo a Jesús, Señor nuestro?” (9, 1).

La mejor explicación, la más necesaria para nuestro caminar en la fe, será la consecuencia, la

experiencia transformadora, que vivirá la primera comunidad, que encontramos en el Libro de

los Hechos de los Apóstoles, lectura que proclamamos durante la Pascua. La vida de la

comunidad, el “mirad como se aman”, la esperanza que disipa las tinieblas, es la más grande

prueba de que Jesús vive.

(publicado previamente en el semanario Catalunya Cristiana, en el número 2223 de fecha 1 de

mayo de 2022)

 

------------------------------------------------------------------------------------------------

 

279394307_3027612714196881_1233104824650667928_n.jpg

CONSULTORIO BÍBLICO

¿QUÉ HAY DETRÁS DEL SIGNO DE CONVERTIR EL AGUA EN VINO EN LAS BODAS DE CANÁ?

Quique Fernández

##

En el Evangelio de Juan los milagros son llamados signos. Es un término de mayor alcance porque con ello se quiere significar que no solo ocurre un hecho puntual, momentáneo, con día y hora, sino que ese signo pretende exponer un contenido con vocación de arraigar en los seguidores de Jesús.

Es, por tanto, el primer signo. Y este Evangelio lo coloca de inicio. Recordemos que el Prólogo de este Evangelio es un añadido posterior y que no se nos narran relatos de la infancia. Así pues, se introducen en unos versículos del capítulo 1 dos previas necesarias como son el Bautismo de Jesús y la llamada de los primeros discípulos, y de ahí ya pasamos a ese primer signo.

Es un primer signo enormemente relevante porque viene a decir, ya desde el inicio, que Jesús nos ofrece una novedad importante, tanto que es "rompedora" con el ritualismo judío. Por tanto, la intención es dejar claro desde el primer momento un cambio de paradigma.

¿Y cuál es ese cambio de paradigma? Fijémonos en que Jesús va a utilizar para su signo las tinajas que iban a servir para el agua de las purificaciones, un claro exponente del ritualismo judío. Y en lugar de esa agua las tinajas nos van a ofrecer vino, fiesta, gozo. Toda una declaración de intenciones de por dónde debe ir la celebración de la fe cristiana.

El gozo debe destacar por encima del rito porque el rito debe estar al servicio del gozo.

Y tanto es el gozo que quiere Jesús para nosotros, que va a convertir nada

menos que seis tinajas de cien litros cada una. ¡Seiscientos litros! ¡Qué

barbaridad! Es que Jesús quiere que nuestra fiesta dure eternamente.

Todo este pasaje nos debe hacer pensar si nuestras celebraciones de la fe

son realmente gozosas. Si nos dejamos transformar de agua ritual a vino de

fiesta.

(publicado previamente en el semanario Catalunya Cristiana núm. 2216 de

fecha 13 de marzo de 2022)

 

-------------------------------------------------------------------------------------------

275788761_2993751650916321_2197890916374171547_n.jpg

CONSULTORIO BÍBLICO

¿POR QUÉ EN EL ANTIGUO TESTAMENTO DIOS ES RETICENTE A UNA MONARQUÍA PARA ISRAEL?

Quique Fernández

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

##

Hace unos pocos días, el viernes de la III semana del Tiempo Ordinario, se proclamó en Misa la lectura de 2 Samuel 11, en el que se nos narra como el Rey David, encaprichado con Betsabé, esposa de su general Urías, hace abuso de su poder, comete adulterio y, para tapar su pecado, manda poner a Urías en primera línea de batalla para que le maten.

Ese relato, ya de por sí, responde bastante a la pregunta que estamos tratando. Con actuaciones como ésta y la de otros reyes, como antes Saúl o después Salomón, no nos debe extrañar sino que, al contrario, podemos entender mejor las razones de Dios.

Si echamos la vista atrás podemos encontrar el 1 Samuel 8 las razones de Dios para objetar sobre la monarquía. En diálogo con Samuel, Yahveh le dice: “Porque no te han rechazado a ti, me han rechazado a mí, para que no reine sobre ellos” (v. 7) Es decir, que el problema no es tanto el querer un rey como el que se pretenda una autoridad diferente de la de Dios. Rechazaban a Dios como “rey” y no aceptaban que su emisario fuese un profeta como Samuel.

Dios solicita a Samuel que advierta a Israel de lo que les espera confiando el poder a un rey: “Tomará vuestros hijos y los destinará a sus carros y a sus caballos y tendrán que correr delante de su carro (…)

Tomará vuestras hijas para perfumistas, cocineras y panaderas (…) Vosotros mismos

seréis sus esclavos” (v.11-18). Pareciera que son motivos más que suficientes… pero el

pueblo no quiso escuchar a Dios.

Recordemos que en esa misma línea están las palabras de Jesús a sus discípulos:

“Sabéis que los jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes

las oprimen con su poder. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a

ser grande entre vosotros, será vuestro servidor”. (Mt 20, 25-26)

Dios, tanto por boca de Samuel como por boca de su Hijo Jesús, nos indica que el camino

no es el poder sino el servicio. Por tanto, que debemos estar atentos a no permitir que el

poder oprima y, especialmente, a no ser nosotros parte de los opresores.

(publicado previamente en el semanario Catalunya Cristiana núm. 2212 de fecha 13 de

febrero de 2022)

---------------------------------------------------------------------------------------

274035367_2973112332980253_6322553919656587993_n.png

CONSULTORIO BÍBLICO

¿QUÉ QUIERE DECIR EL FAMOSO TÉRMINO “JUSTIFICACIÓN" EN SAN PABLO?

##

Quique Fernández

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

Dice San Pablo: "Pensamos que el hombre es justificado por la fe, independientemente de las obras de la Ley" (Rm 3, 28). Pero… ¿qué quiere decir eso de “justificado”? Para poder entender su significado resultará muy útil echar una vista atrás a la vida de Saulo-Pablo.

Hasta el encuentro con Jesús Resucitado, Saulo consideraba, “las obras de la Ley” el contenido completo de la Torá, incluido el conjunto de normas rituales y cultuales: la circuncisión, la pureza ritual y alimentaria, la observancia del sábado… Pero a partir de ese encuentro transformador consideró que todos sus “méritos”, es decir sus obras de la Ley, eran “basura”.

La “justificación” según San Pablo es reconocer la iniciativa de Dios en la dinámica de la salvación. Una iniciativa que tiene su punto culmen en la encarnación de su Hijo Jesucristo, en su Pasión, Muerte y Resurrección. Las obras de la Ley dejan de ser, pues, el centro de exclusividad identitaria. Ya no hace falta ser judío, ser circuncidado, pues Dios justifica desde una fe con vocación universal.

Este tema fue una de las cuestiones de controversia entre el catolicismo y los cristianos reformados. Lutero entendió en algunos escritos de San Pablo, como por ejemplo en su Carta a los Gálatas

(2, 15-16), que no quedar justificado solo por las obras de la Ley suponía que se quedaba

justificado solo exclusivamente por la fe. Pero el catolicismo no entendía por las obras de la

Ley lo mismo que Lutero y, en ningún caso, concebía la fe como una “creencia” sino como

un seguimiento que acompaña la fe de actitudes y acciones: como dice la Carta de

Santiago, “la fe, si no tiene obras, está muerta” (2, 17)

Ello no obsta para que, recordemos la iniciativa divina, podamos decir con San Pablo que

"son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo

Jesús" (Rm 3, 24) o “tu gracia me basta” (2 Cor, 2-9).

(publicado previamente en el núm. 2200 del semanario Catalunya Cristiana de fecha 21 de

noviembre de 2021)

-------------------------------------------------------------------------

258777945_2914753832149437_8072199177448886446_n.jpg

CONSULTORIO BÍBLICO

SI EL CUERPO ES OBRA DE DIOS, ¿POR QUÉ SAN PABLO DICE QUE LA CARNE NO VALE PARA NADA?

Quique Fernández

##

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

San Pablo a los Gálatas les dice que “la carne tiene apetencias contrarias al espíritu, y el espíritu contrarias a la carne” (5, 17). Estas palabras parece que confirman la contradicción que enunciamos en el título de esta consulta. Y, sin embargo, no todo lo que parece lo es.

En más de una ocasión he explicado en catequesis y predicaciones que el lenguaje se presta en ocasiones a ambigüedades que acaban entendiéndose mal y convenciéndonos de lo que no es. Un ejemplo es cuando escuchamos de alguna carta de San Pablo las palabras “Ley” y “ley”. Sí, ya sé que parece que hable de una misma palabra y, sin embargo, estamos ante dos acepciones que en la lectura, al no distinguirse la mayúscula de la minúscula, nos puede arrastrar a la confusión.

¿Cuantas veces nos habremos preguntado “pero San Pablo” está o no favor de la Ley? Pero ese es otro tema, baste ahora con entender que la apariencia de la palabra oída no es suficiente. En un ejemplo mucho más actual y cotidiano, si decimos que la “tele” está mal, ¿me refiero a que la Televisión, es decir, el canal ofrece malos programas o estamos hablando que nuestro televisor, el aparato electrodoméstico, no funciona?

Cuando San Pablo habla de la “carne” no debemos entender el “cuerpo”, y muchísimo menos caer en la trampa del dualismo que separa cuerpo y espíritu hasta “descuartizar” a la persona. Como bien dice San Juan Pablo II, “Pablo piensa en la tensión que existe en el interior del hombre, precisamente en

su “corazón”.

Así pues, la carne de la que habla San Pablo se refiere a la concupiscencia de la

que habla en su Carta a los Efesios: “Viviendo conforme a nuestros deseos

carnales y satisfaciendo nuestra concupiscencia” (Ef 2, 3)

(publicado previamente en el semanario Catalunya Cristiana)

-----------------------------------------------------------------------------

247442229_2909687942656026_3467192610197050015_n.jpg

CONSULTORIO BÍBLICO

¿PODEMOS SABER LA FECHA DEL NACIMIENTO DE JESÚS?

Quique Fernández

##

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

De entrada nos es necesario partir de dos premisas. La primera es que los evangelistas no tuvieron la intencionalidad de escribir un texto científico, ni tan siquiera histórico, en el sentido más estricto del término.

La segunda se desprende de la anterior. Los evangelios contienen datos inexactos debido a que los que los escribieron no contaban con las fuentes de medición de espacio y tiempo con las que hoy sí contamos. Ellos, ya sabemos, eran más de “en tiempos de...” o “por aquellos días....”.

Por tanto, tomada la pregunta de forma estricta, diríamos que literal, la respuesta debiera ser un “no”. Pero si lo que pretendemos es un acercamiento, sin pontificar, sino aceptando que el estudio histórico de la Antiguedad permite hipótesis plausibles pero abiertas, entonces podremos decir algo más que ese “no”.

Por el Evangelio de Mateo conocemos que Jesús nació durante el reinado de Herodes (Mt 2, 1). Pero Flavio Josefo, nos presenta que Herodes murió hacia el año 4 a.C. ¿Un primer escollo? Sin duda, aunque algunos historiadores creen que Flavio Josefo se equivocó al situar la muerte de Herodes en torno a un eclipse lunar del año 4 a.C. y no del siguiente eclipse del año 1 a.C. Esa hipótesis haría plausible que Jesús naciera en torno al 2 a.C.

Por el evangelista Lucas conocemos que el nacimiento ocurrió durante el censo de Quirino, gobernador de Siria (Lc 2, 2). Sin embargo las fuentes históricas situan a Quirino como gobernador a partir del año 6 d.C. ¿Un segundo escollo aún más grande? Pudiera ser... aunque también los hay que defienden que Quirino fue gobernador en dos etapas y que la primera de ellas fue entre los años 12 a 2 a.C.

Y otro detalle más sobre el día y mes del año. En Roma se celebraba el 25 de diciembre el nacimiento del “Sol Invicto”. Fue seguramente el Papa Julio I (350 d.C.) quien propuso esa fecha para celebrar el nacimiento del verdadero Sol, el único que nunca se apagará y por tanto siempre será invicto, Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios, el Redentor de la humanidad.

(publicado previamente en el núm. 2204 del semanario Catalunya Cristiana de fecha 19 de diciembre de 2021)

 

-----------------------------------------------------------------------------

269685611_2934164230208397_9113140262560697065_n.jpg

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA FIGURA DE SAN PABLO?

Quique Fernández

##

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

La enorme importancia de San Pablo para el cristianismo no puede resumirse en un solo aspecto. Para hacernos una idea de la dimensión que alcanza nos podrían servir de ejemplo dos expresiones: una del propio San Pablo, “Ya no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mí” (Ga 2,20); y otra de la Iglesia que le considera, junto a San Pedro, “columna de la Iglesia”.

Aun así, nos podemos atrever a presentar tres grandes conjuntos que engloban los muchos aspectos relevantes de San Pablo.

1. La Teología de San Pablo: el llamado Corpus Paulino, que a la vez que nos presenta la centralidad cristológica, también articula su determinante consecuencia eclesiológica. Basta fijarse en su explicación del Cuerpo de Cristo y de la diversidad e importancia de todos sus miembros (1 Cor 12)

2. La Misión de San Pablo: su vida y acción nos ayuda a ver que nuestra fe es universal. Algunos de los primeros cristianos, los llamados “judaizantes”, pretendían que el cristianismo fuese un subgrupo, secta o escisión del judaísmo y, por tanto, que ser judío fuese condición para ser cristiano. San Pablo entendió bien que la llamada a la salvación y santidad es para todos, más allá de su raza, nacionalidad o condición social.

3. La Sinodalidad de San Pablo: De los anteriores dos conjuntos, la Teología y la Misión, se desprende este tercer conjunto. San Pablo, convencido de la importancia de todos los miembros de la Iglesia, por diversos que sean, y entendiendo que todos son llamados a formar parte de ese Cuerpo, motiva la primera asamblea sinodal de la Iglesia, la Asamblea de Jerusalén (Hch 15) en la que se discutirá sobre la acogida en la Iglesia de los gentiles, es decir, de aquellos que no provienen del judaísmo. Pablo presenta lo que le dice el Espíritu; otras intervenciones, como la de Santiago, aportan más luz; y Pedro lo confirma como aquello que Cristo

quiere para su Iglesia. Todo un ejercicio de sinodalidad.

Y todo ello sin olvidarnos de otra de sus expresiones más significativas: “Si no tengo 

amor, no soy nada” (1 Cor 13)

(publicado previamente en el semanario Catalunya Cristiana núm. 2208 de fecha 16 de

enero de 2022)

 

------------------------------------------------------------------------------

 

271972738_2953512748273545_6914129681244755277_n.jpg

CONSULTORIO BÍBLICO

##

Mateo 16, 28: "Os aseguro que algunos de los que están aquí, no morirán sin haber visto al Hijo del hombre viniendo en su reino." ¿Existe alguna explicación bíblica, filosófica o teológica para estas palabras?

Quique Fernández

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

El versículo sobre el que nos preguntamos presenta una cierta dificultad en la comprensión de su intención. Tanto es así que un buen número de exegetas dejan constancia en sus comentarios de tal dificultad.

La gran pregunta es a qué, o mejor aún “a cuándo”, se refiere Jesús al decir “al Hijo del hombre viniendo en su reino”. Esa manifestación plena de la gloria de Dios se puede entender que se refiere a su Transfiguración o a su Resurrección. Quizá esas dos posibilidades sean las más evidentes, pero no son las únicas.

Sin embargo, hay un dato que, a modo de pista, nos inclina a otorgar más posibilidades a la Transfiguración. El versículo que hoy nos ocupa es el último del capítulo 16 del Evangelio según San Mateo. Pues bien, el capítulo siguiente se inicia con las palabras “seis días después” y se nos narra el acontecimiento de la Transfiguración.

¿Casualidad? La proximidad en el tiempo es, sin duda, un dato relevante. Y el saber que los evangelistas siempre “hilan fino”, que nada en el Evangelio puede ser tomado como casualidad, nos llevan a vincular estrechamente las palabras de Jesús en Mt 16, 28 con el episodio narrado al inicio de Mt 17.

Aún más, parece corroborarlo San Pedro cuando dice “fuimos testigos oculares de su majestad” (2 Pe 1, 16). Efectivamente, en el Monte Tabor los apóstoles Pedro, Santiago y Juan contemplaron una imagen del Hijo de Dios.

Así, por tanto, de la misma manera que conocemos bien que Jesús anunció a sus apóstoles su Pasión y Muerte, y así como también les anunció su Resurrección, parece que podemos convenir que Jesús les anunciaba la manifestación de su condición divina en la Transfiguración, otorgando, pues, a este hecho una importancia manifiesta.

(publicado previamente en el semanario Catalunya Cristiana)

------------------------------------------------------------------------------

278571601_3021359761488843_2811136527621184052_n.jpg

CONSULTORIO BÍBLICO

¿POR QUÉ JESÚS SE AUTODENOMINA "HIJO DEL HOMBRE"?

##

Quique Fernández

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

Resulta inevitable preguntarse por qué discípulos y evangelistas, llaman a

Jesús “Hijo de Dios” y, en cambio, Él se autodenomina tantas veces, más

de ochenta entre los cuatro evangelios, “Hijo del hombre”. Cabe

preguntarse cual es el significado que encierra esa expresión y, en

consecuencia, cual es la intención del mismo Jesús.

Si bien encontramos el origen bíblico de esa expresión en el Libro de Daniel (7, 13-14) será en el Libro del Profeta Ezequías en el que encontramos por su profusión bien consolidada esa expresión. Y es que no son pocas las más de noventa veces que Dios nombra a Ezequiel “hijo del hombre”.

Tomando esa generosa muestra como referente, sin duda nos conduce a considerar que esas palabras en arameo (ben-adam), que señalan al primer hombre, habían reducido comunmente su significado a “hombre”, es decir, a todos los hombres como descendientes de ese primer hombre. Es posible entender que Jesús recuerda una y otra vez su condición humana compartida con toda la humanidad. Es muy probable que desde esa línea de significación se puedan entender palabras de Jesús como “Vino el Hijo del hombre, comiendo y bebiendo, y dicen: es un comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y pecadores” (Mt 11, 19).

Sin embargo, en la riqueza y complejidad que comporta siempre abordar la figura de Jesús, hay que señalar que el título “Hijo del hombre” también aparece acompañando un sentido mesiánico e, incluso, escatológico. Dos ejemplos de ello: “Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?” (Lc 1 8, y "Veo los cielos abiertos, y al Hijo de Hombre de pie a la derecha de Dios" (Hch 7, 55).

(publicado en el semanario Catalunya Cristiana núm. 2190, de fecha 12 de septiembre de 2021)

------------------------------------------------------------------------------

jesus1.jpg

CONSULTORIO BÍBLICO

QUÉ ES EL GNOSTICISMO Y EN QUÉ SE OPONE AL CRISTIANISMO

Quique Fernández

##

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

El gnosticismo es un conjunto de creencias, que se inician a finales del siglo I, que sostienen que la salvación reside en el conocimiento, por lo que los iniciados se salvan, según ellos, no por la gracia de Dios y la redención de su Hijo Jesucristo, sino por su conocimiento privilegiado y superior de lo divino. Resulta de tal ambigüedad que, en el fondo, no se acaba nunca de saber bien lo que se dice y se cree.

Varios son los aspectos que separan gravemente al gnosticismo del cristianismo. De entre los más destacables su dualismo o separación radical cuerpo-alma y su pretensión de una existencia de “dioses” enfrentados. También pretende que la salvación está reservada a una élite de escogidos. Con el Evangelio en la mano, sabemos que el cristianismo es una llamada universal a la salvación. Fijémonos que el mandato de Jesús, “Id y predicad a todos los pueblos” (Mt 16,15), no hace acepción ni de pueblos ni de

personas, es una llamada a todos.

Pervierten el concepto “Misterio”, presentándolo como que Dios “esconde” algo a

la mayoría, cuando en realidad el Misterio es aquello que siendo tan grande que

no podemos abarcarlo en nuestro entendimiento plenamente, Dios nos ayuda

revelando en parte lo que sí podemos llegar a comprender. La Biblia no esconde

nada en los números, al contrario, con ellos ayuda a comprender mejor las

verdades de fe.

Aun así, se presenta con un envoltorio tan resultón que, como dirá San Ireneo,

“no es fácil descubrir el error por sí mismo, pues no lo presentan desnudo, ya que

entonces se comprendería, sino adornado con una máscara engañosa y

persuasiva; a tal punto que, aún cuando sea ridículo decirlo, hacen parecer su

discurso más verdadero que la verdad”.

(publicado en el semanario Catalunya Cristiana núm. 2184, de fecha 1 de agosto

de 2021)

 

---------------------------------------------------------------------------------

martes11.jpg

¿QUÉ QUIERE DECIR QUE LA BIBLIA ES PALABRA DE DIOS?

Quique Fernández

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

##

El Dios de Israel ama y desea relacionarse con su pueblo y, por ello, se muestra un Dios cercano y accesible. Dios habla y sus palabras son de salvación: “He escuchado el clamor de mi pueblo... voy a liberarles” (Ex 3, 7-8). Dios cumple sus promesas, es un Dios que tiene palabra.

Dios pone su voz en la boca de patriarcas y profetas. Pero su Palabra culmen y plena es el Hijo encarnado, Jesucristo. Como dice la Carta a los Hebreos: "En estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo" (Hb 1, 2). Él es realmente la Palabra de Dios. Así lo presenta el prólogo del Cuarto Evangelio: “Y la Palabra se hizo Hombre” (Jn 1, 14)

La Escritura recoge y presenta la Historia de la Salvación como camino pedagógico hacia Jesucristo, la Palabra de Dios. La Biblia tienen sentido como Palabra de Dios porque prepara (AT) y presenta (NT) a Jesucristo.

Que la Biblia es Palabra de Dios también quiere decir que sus autores han recibido la inspiración divina. Ello de ningún modo puede ser entendido como que Dios ha movido las manos de los autores como marionetas, sino que el Espíritu de Dios ha derramado en ellos su inspiración y

dones para que desde su autoría, no ajena a su influencia sociocultural, fueran

transmisores de la revelación de Dios.

La Biblia es Palabra que requiere de escucha. Así, por tanto, ella es iniciadora de

diálogo y se convierte en el mejor libro de oración. Es la lectura orante de la

Palabra (Lectio Divina) una forma magnífica de vivir la Biblia como Palabra de

Dios.

La Iglesia vive de manera tan intensa que la Biblia es Palabra de Dios, que en

cada celebración está presente la Mesa de la Palabra, en la que se reparte la

Palabra “Pan de Vida” (Dei Verbum 21)

(publicado en el semanario Catalunya Cristiana núm. 2181, de fecha 11 de julio de 2021)

-----------------------------------------------------------------------

fan.jpg

CONSULTORIO BÍBLICO

¿QUÉ IMPORTANCIA TENÍA PARA JESÚS EL TEMPLO DE JERUSALÉN?

Quique Fernández

##

Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

En el Evangelio de la Infancia de Lucas, descubrimos como la Sagrada Familia es observante del culto judío: en la presentación del Niño en el Templo y en la peregrinación a Jerusalén (Lc 2,22-52). En ese episodio Jesús llama al Templo “la casa de mi Padre”.

Después en su predicación también estará muy presente: Jesús enseña sobre la reconciliación antes de llevar la ofrenda al altar (Mt 5,22-24), cuando se fija en la viuda del óbolo (Mc 12,41-44; Lc 21,1-4), o al contar la Parábola del Fariseo y el Publicano (Lc 18,9-14). Un denominador común de todo ello es que Jesús muestra que la Misericordia y la Bondad siempre pasan por delante del culto y el rito.

Jesús oraba y enseñaba en el Templo (o muy cerca de él) pero denunciaba el culto vacío, el ritualismo externo. Se puede decir que más que denunciar al Templo a quien denuncia es a las autoridades del Templo que han permitido, incluso, convertirlo en una “cueva de ladrones”. Es en ese pasaje de la expulsión de los mercaderes del Templo, que Jesús lo llama “mi casa” (Mc 11,17). Resulta interesante como el evangelista Marcos sitúa esa narración entre las dos mitades del episodio de la higuera seca (Mc 11,12-14.20-21) favoreciendo el paralelismo entre la higuera y el templo. Por todo ello los sumos sacerdotes del templo confabularon para matarle (Mc 11,18)

Jesús proclamará "yo destruiré este templo... y en tres días edificaré otro " (Mc 14,58). Ese otro templo es Él mismo resucitado, Él es la ofrenda que lejos de solo ser visible para una élite ahora será elevado para todos y repartido en cada Eucaristía. Porque “ha llegado la hora de adorar a Dios en espíritu y verdad” (Jn 4,23)

(publicado en el semanario Catalunya Cristiana núm. 2187, de fecha 22 de agosto de 2021)

---------------------------------------------------------------------------------------------------

templo.jpg



DAD AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR Y A DIOS LO QUE ES DE DIOS

Estas palabras de Jesús, leídas de forma literal, muchas veces han sido utilizadas para justificar abusos de poder. Y, sin embargo, esa interpretación literal no acaba de cuadrar con estas otras palabras de Jesús: “Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder” (Mc 10, 42). Incluso en el Evangelio de Lucas dice que se hacen llamar “bienhechores” (Lc 22, 25)

En realidad estamos ante la respuesta que Jesús dará al intento de ponerle una trampa. Lo explica muy claramente el texto del evangelio: “… para cazarle… sabemos que eres sincero… ¿es lícito pagar?” (Mc 12). No será la única vez que lo intenten. Otro buen ejemplo es el pasaje conocido como “La mujer adúltera” (Jn 8, 1-11). Jesús, antes de la conocida respuesta, les va a llamar, como en otras ocasiones, “hipócritas”.

Pero abordemos la respuesta “dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. Para ello vamos a tratarlo a modo de ecuación (o silogismo condicional):
¿Qué es de Dios? Desde la fe solo podemos responder: ¡Todo!
Si todo es de Dios… ¿qué es del César? ¡Nada!

Del César no es nada, o mejor dicho, todo lo que el César pueda recibir para administrar es de Dios. Solo en esa dinámica de reconocimiento de Dios, y desde los criterios de bondad y misericordia, se puede legitimar la acción de gobierno, incluida su recaudación de impuestos.

Jesús, por tanto, no legitimó ninguna opresión. Eso lo entendieron tan bien sus discípulos que Pedro dirá “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hch 5, 29).

Quique Fernández
Coordinador de Escuela de Animación Bíblica

(publicado en el Semanario Catalunya Cristiana núm. 2178, de fecha 14 de junio de 2021)